Lugar de trabajo

Mejorar tu Concentración

¿Cuándo nos desconcentramos? ¿Porqué? ¿Qué Técnicas nos pueden ayudar? ¿Qué alimentos colaboran con la atención?

Muchas veces pasamos las horas leyendo el capítulo de algún libro y al terminarlo nos damos cuenta que no recordamos nada,  o quizas nos descubrimos mirando alrededor y no viendo nada en realidad. En ocasiones cualquier cosa en nuestra habitación nos desvía la atención, o le damos demasiada prioridad a tareas poco importantes en vez de enfrentarnos con lo que tenemos que hacer, nos tomamos pausas que se prolongan demasiado antes de seguir trabajando, o simplemente, no logramos enfocarnos luego de horas de intentarlo.

Todos llegamos a estas situaciones, pero en raras ocasiones encaramos esto como si fuera un problema y le buscamos una solución lógica.

Déjenme contarles que el primer paso para combatir la distracción que tanto nos complica la existencia es estar conscientes de que no podemos concentrarnos.

¿Y qué es la concentración?

La concentración mental es un proceso psíquico que se realiza por medio del razonamiento; consiste en centrar voluntariamente toda la atención de la mente sobre un objetivo, objeto o actividad que se esté realizando o pensando en realizar en ese momento, dejando de lado toda la serie de hechos u otros objetos que puedan ser capaces de interferir en su consecución o en su atención.

Wikipedia nos lo dice claramente centrar voluntariamente toda la atención en algo, así que ahora que comprendemos que solo es cuestión de voluntad conseguirlo, tenemos que pensar como vamos a solucionarlo.

Hay quienes explican que la concentración es como un músculo, y que nuestra capacidad de atención tenemos que entrenarla, solo así van a subir nuestros niveles de concentración.

Comprendamos que el cerebro, como cualquier otro músculo, se fatiga, y no puede estar a toda maquina todo el tiempo dando su mayor rendimiento. Probablemente cuando no conseguimos focalizar, también se deba al cansancio al que lo exponemos.

F100006377 (1)

Variedad de factores internos y externos influyen en nuestro objetivo de concentrarnos, como dijimos no contemplamos los periodos de descanso, o no dormimos lo necesario para que el organismo funcione correctamente, esté alerta y pueda consolidar los conocimientos adquiridos. También dejamos de lado aislar ruidos molestos, interrupciones posibles, controlar el frio o calor al que nos exponemos, o saciar nuestra hambre y sed antes de comenzar nuestras tareas. Estas y tantas otras causas pueden afectarnos, así que debemos estar preparados para que nuestro objetivo no se vuelva una tarea titánica.

Prácticas recomendadas:

  • Espacio: Una cuestión importantísima a la hora de empezar es contar con un espacio cómodo y libre de distracciones, si disponés de una habitación aislada para tu tarea mejor, sino buscá apartarte lo mas posible de cualquier lugar transitado, con ruidos, y demás interrupciones. Lo principal es que se convierta en tu lugar de trabajo, que dispongas de todo lo que vas a necesitar al alcance y no necesites moverte hasta que termines con tus objetivos.
  • Objeto: Para aumentar tu capacidad de concentrarte, podes comenzar observando un objeto por 2 minutos, mirando su color, su forma, su textura, etc. Controlá cumplir con el tiempo pactado y no te distraigas de contemplar solo el objeto. Repetí frecuentemente este ejercicio para focalizarte mejor.
  • Respiración: Podes tomarte unos segundos para prestarle atención a tu respiración, solo tenes que cerrar los ojos y respirar profundamente, con unos 20 segundos te basta. Vas a calmarte y concentrarte mas fácilmente practicándolo.
  • Separación: Hay quienes para poder centrarse imaginan que existe una separación entre ellos y el resto del mundo, como dibujar paredes imaginarias entre cada uno y su entorno hasta poder terminar con el deber asignado.
  • Acción: A veces un pequeño movimiento nos estimula a volver el foco a lo que estabamos haciendo, puede ser comenzar a teclear nuevamente, escribir en un papel, tomar la lapicera, etc. Nos ponemos nuevamente en movimiento y activamos.
  • Cinco más: Consiste en progresivamente dedicarle 5 minutos más a una tarea, por ejemplo, si comenzamos y solo nos concentramos 5 minutos, tomar una pausa y luego dedicarle 10 minutos, y así sucesivamente. Nos forzamos de a poco a enfocarnos un mayor tiempo a lo que necesitamos.
  • Premiarte: Cuando conseguís un objetivo, premiate, comete un caramelo, descansa 5 minutos, estirá las piernas, etc. Si tu esfuerzo tiene recompensas y te motiva continuar hasta el siguiente tramo.
  • Interés: Es más fácil concentrarnos en cosas que realmente nos interesan, puede ser cualquier aspecto que vuelva nuestra tarea apasionante, el cómo nos beneficia conseguirla, o cómo nos nutre  pasar por el proceso, o qué información nos aporta, etc.
  • Pensamientos: En vez de suprimir los pensamientos que vienen a la mente a distraernos, podemos anotarlos en una hoja cuando aparezcan, así los liberamos de nuestra inmediatez para tratarlos luego de que alcancemos nuestra meta.
  • Deportes: Ayuda a eliminar la tensión muscular y mental, reduciendo la ansiedad y el estrés. Vas a estar menos condicionado.
  • Predisponernos: Es necesario que nos preparemos para no ser interrumpidos. Puede ser silenciando el celular, sabiendo que no debemos abrir el mail, ni las redes sociales, etc. Hay que tomarselo con seriedad y dejar de lado las cuestiones que sabemos que no van a colaborar con nuestros objetivos o los van a retrasar.
  • Planificar el día anterior: Tener un plan con anticipación nos va a ayudar a no caer en malas decisiones al administrar nuestros tiempos y recursos. Tenemos que ser claros y realistas con los tiempos que vamos a darnos para cada tarea, y contar también con un tiempo para la distracción intencionada y otro para imprevistos en caso de que tengamos un contratiempo. De esta forma vamos a evitar el estrés de no saber como seguir o si vamos a llegar a hacerlo en realidad.
  • Escuchar Música: Hacer esto nos cambia el estado emocional, debemos elegir algún artista acorde, que nos estimule y nos de buena energía.
  • Visualizar la acción: Antes de comenzar tomate unos segundos para visualizar todo lo que vas a conseguir en tu cabeza, esa secuencia te va a ayudar a mantener fija la atención en conseguirlo.
  • Encontrar tu interruptor: Recordar casos de éxito al haber conseguido tus objetivos ayuda a predisponerte positívamente  a repetir el proceso, probablemente pasando de un “no consigo” a un “ya lo conseguí, y voy a volver a hacerlo”
  • Horarios de divagación: Así como es importante tener tu horario de esfuerzo mental, también lo es tener tiempo para divagar, todo es cuestión de acostumbrar tu cabeza a respetar estos tiempos.
  • Oxigenar tu cerebro: De vez en cuando, pararte y caminar un poco te distiende y ayuda a que tu sangre circule, y ésta es la que mueve el oxígeno hasta tu cerebro.
  • Uno a la vez: Si no encarás una tarea a la vez, te acostumbrás a tratar de hacer varias al mismo tiempo, esto te satura y te distrae. El que mucho abarca poco aprieta.
  • Juegos: Hay opciones que pueden ayudarte a desarrollar la atención, como el ajedrez, los problemas lógicos o matemáticos, los juegos de diferenciar 2 imágenes parecidas, los de memoria, el sudoku, etc.

La alimentación es otra de las cuestiones a tener en cuenta, hay alimentos que mejoran la memoria, la coordinación, los niveles cognitivos y el estado de alerta, como por ejemplo  los siguientes:

  • Pan y galletas de grano entero.
  • Pastas,  que aportan carbohidratos complejos (fuente de energía que vamos a necesitar).
  • Pollo, proteínas que son otra fuente importante de energía, ayudan a pensar clara y rápidamente.
  • Huevos, colaboran con la memoria a largo plazo, el estado alerta, y la estabilidad (similares: carnes magras, pescado, frijoles).
  • Leche descremada y yogurt, son digeridos lentamente, por lo que proveen energía aun cuando ya se absorbieron los carbohidratos consumidos.
  • Nueces, poseen las propiedades de las proteínas, y las virtudes de las grasas, nos ayudan a enfocar, a responder rápido en el trabajo y el estudio, hacen que el cerebro funcione correctamente.
  • Aceite de oliva, forma parte de las  grasas saludables como el aceite de pescado.
  • Palta.
  • Salmón, contiene omega-3, pone el cerebro al máximo rendimiento.
  • Sardinas.

Recordar siempre consumir balanceadamente, nada de excesos.

Conclusión

La concentración es una habilidad que hay que desarrollar y entrenar, tenemos muchos métodos para estimularla, pero lo que no debe fallar es la predisposición y la perseverancia en esta labor. Una vez que hayas puesto en práctica tu estrategia, repetíla, tu mente se va a  acostumbrar a tu “ceremonia de concentración”.

Fuentes

Anuncios

3 comentarios en “Mejorar tu Concentración

  1. ¡Que bueno que ya estés orientado a concentrarte!
    Más de una vez nos bloqueamos y tardamos en llegar a lo que queremos, pero no hay que desesperar, con práctica todo de puede =).
    Espero que alguno de los consejos que recopile te sirvan para acercarte más a conseguir controlar tu atención!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s